Declaración para la Semana de la Solidaridad de Thomas Meyer-Falk

Discutir y luchar por una sociedad libre de dominación puede llevar a la gente a las mazmorras de los respectivos regímenes. Allí, los cuerpos serán encerrados en los espacios más estrechos y el espíritu resistente será encadenado, forjado contra las paredes de hormigón desnudo.

Los que no estén dispuestos a someterse se enfrentan a una larga, larguísima temporada entre rejas. Pero son las semanas de acción como la de agosto de 2021 las que forjan un vínculo entre las personas que están delante y las que están detrás de los muros de la prisión. Un vínculo entre personas cuyos corazones laten por la liberación y la libertad.

Me parece que uno de los retos es mantener intacto un movimiento de solidaridad vibrante durante periodos de tiempo muy largos, porque aunque cada vez hay más estados que renuncian oficialmente a la pena de muerte, están pasando a encerrar a la gente durante décadas. Lo que a algunos les puede parecer un castigo aún peor, la pura eternidad de estar encerrado. Para ayudar a las personas encarceladas a mantener viva la esperanza, pero también para dar a los compañeros que luchan activamente frente a los muros la certeza de que nunca serán olvidados, ¡las semanas de acción pueden ser un medio esencial de afirmación!

Yo mismo fui detenido en octubre de 1996, llevado a Stuttgart-Stammheim, y pasé los primeros 11 años en régimen de aislamiento (en lenguaje jurídico, esto se llamaba “aislamiento: segregación ininterrumpida de otros reclusos”). Aunque las cartas entrantes y salientes eran leídas por la administración de la prisión, y a menudo copiadas, estas cartas eran un vínculo con la gente de fuera. Esto daba tanta fuerza, que las palabras no pueden describirlo realmente.

Cuanto más a menudo se prescinde de la violencia física concreta en las prisiones modernas, más la desesperanza, el abandono, el aislamiento se convierten en las armas del régimen con las que se quiere romper a los compañeros.

A mis juicio, la “Semana de la Solidaridad” también representa la puesta en marcha de una respuesta vigorosa y militante contra esto.

Escribid a Thomas:

Thomas Meyer-Falk, z.Zt. Justizvollzugsanstalt (SV)
Hermann-Herder-Str. 8, 79104 Friburgo
https://freedomforthomas.wordpress.com

This entry was posted in Anarquismo y cárceles, Derechos de presos y presas, Estado represivo, Movilizaciones anticarcelarias, presos anarquistas and tagged , . Bookmark the permalink.