La represión contra el anarquismo prosigue en Bielorrusia

ABC/ BELARUS. Traducción CNA Asturies

Ha pasado casi un año desde el comienzo de las protestas en Bielorrusia causadas por las elecciones falsificadas. Muchos de nuestros compañeros han sido puestos entre rejas, muchos han tenido que huir del país, la actividad pública se ve obstaculizada no sólo para los anarquistas, sino para todas las asociaciones y grupos disidentes. A continuación verás una breve actualización de la situación de las represiones en Bielorrusia, centrándose en los anarquistas y antifascistas. Intentaremos publicar estas actualizaciones al final de cada mes.

Represión contra anarquistas y antifascistas
El 2 de julio fueron condenados cuatro antifascistas de Minsk, acusados de participar en disturbios masivos y de atacar a la policía de paisano.

Tres de ellos denunciaron que se utilizó la violencia y la tortura contra ellos para arrancarles confesiones. Vitaly Shishlov y Denis Boltut fueron condenados a 6 años de prisión, Timur Pipiya a 6 años y 3 meses, Tamaz Pipiya a 5 años de prisión.

El 29 de junio comenzó el juicio contra el bloguero anarquista Mikola Dziadok. Se le acusa de grave atentado contra el orden público, de llamamientos al cambio de régimen a través de Internet y de posesión de cócteles molotov (según él, fueron colocados durante el registro). En la vista, Mikola relató detalladamente las torturas y la violencia que se emplearon con él durante la detención para extorsionar las contraseñas de los dispositivos encriptados. El juicio está ahora en pausa, porque la defensa ha solicitado un nuevo examen pericial. Ésta examinará los posts del blog de Mikola en busca de llamamientos al extremismo, pero la fiscalía pidió analizarlos por incitar al odio social a los policías, lo que puede dar lugar a un nuevo caso contra Mikola.

El Tribunal de Apelación de Kiev estimó una denuncia presentada por el anarquista bielorruso Aleksei Bolenkov y anuló la decisión del servicio secreto de expulsarlo de Ucrania. También se emitió una orden similar para el anarquista bielorruso Artur Kondratovich de Ivatsevichy, que se marchó a Ucrania por la persecución en el caso del incendio provocado. Pero Kondratovich está bajo la protección internacional de la ONU, por lo que no pueden expulsarlo. El día del juicio, un grupo de activistas de extrema derecha que abogaban por la deportación de Bolenkov se reunieron frente al edificio del tribunal e intentaron agredirlo. Un periodista de una publicación local resultó herido. La refriega también tuvo lugar en el metro.

La semana pasada, el simpatizante anarquista Vladislav Bokhan fue objeto de un registro en su domicilio en el marco de un caso de disturbios masivos. Tras el registro, fue detenido e interrogado por la policía política. Le hicieron preguntas sobre los acontecimientos de agosto-septiembre de 2020, sobre las concentraciones, las marchas y sobre los anarquistas. Después, le llevaron al departamento de policía y le amenazaron con detener a su mujer y le obligaron a firmar un informe de desobediencia a la policía, pero fue puesto en libertad a la espera de juicio. Temiendo por su seguridad y la de su mujer e hijos, Bohan decidió abandonar el país.

El antifascista de Brest Andrei Kazimirov será extraditado a Bielorrusia, a pesar de la prohibición del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. El tribunal ha prohibido recientemente la extradición de Kazimirov hasta que se juzgue su caso en cuanto al fondo, ya que puede sufrir malos tratos y torturas en Bielorrusia. Sin embargo, el 29 de julio, un tribunal de Moscú decidió extraditar a Kazimirov a petición de las autoridades bielorrusas.

El 29 de julio fueron detenidos en Minsk los anarquistas Yauhen Rubashka y Aliaksandr Bialou. Yauhen fue detenido hacia las 7 de la mañana en el piso donde vivía con su vecino. Ambos denunciaron golpes y torturas, incluida la asfixia con una bolsa de plástico. El vecino fue detenido posteriormente durante 14 días por desobediencia a la policía. Yauhen Rubashka fue obligado a dar las contraseñas de su equipo bajo tortura. Se sabe que Rubashka y Bialou fueron interrogados posteriormente en el Comité de Investigación en virtud del artículo 342 del Código Penal y detenidos como sospechosos de organizar acciones que atentan gravemente contra el orden público. Al parecer, también se registró el piso de Bialou. Se encuentran en el centro de detención temporal.

Otros dos anarquistas denunciaron haber sido registrados en sus pisos el mismo día. No estaban en casa, por lo que sus familiares recibieron una parte del acoso.

ABC-Belarus apoya a los anarquistas y antifascistas que sufren la persecución. Puedes donar utilizando los datos de la transferencia en esta página

Donate

Represión en general
En julio, reprimieron a todos los medios de comunicación independientes, a los defensores de los derechos humanos y a las ONG. Algunas personas fueron encarceladas, muchas huyeron del país. La mayoría de las ONG están ahora prohibidas, los sitios web de los medios de comunicación están bloqueados en el país.

La lista de manifestantes encarcelados y perseguidos asciende a 1000 personas. La reacción internacional al secuestro de un avión de Ryanair por parte de Lukashenko para detener a un periodista buscado y a su pareja se tradujo en sanciones y la prohibición de volar a y desde Bielorrusia. Por el momento, volar fuera del país es casi imposible. Debido a las restricciones impuestas por el coronavirus, los bielorrusos no pueden salir del país por tierra (a excepción de una serie de razones como trabajo, estudios, enfermedad, etc.). Ahora sólo hay buenas conexiones de transporte con Rusia.

Según los informes, se utiliza la tortura en los centros de detención temporal donde se encuentran los detenidos administrativamente: las personas no reciben sábanas ni colchones, se les priva del sueño y se les envenena con cloro que se pone en el suelo. No reciben ningún paquete de comida del exterior.

Las personas que son enviadas a cumplir su condena denuncian malos tratos y castigos. Los abogados no pueden ver a sus clientes durante semanas, los familiares están preocupados. Cuando los condenados intentan apelar, sus sentencias a veces se vuelven más duras.

Los juicios de políticos importantes y «peligrosos para el régimen» se cierran al público. Recientemente, un ex candidato presidencial fue condenado a 14 años de prisión, y otros están siendo juzgados en este momento.

Al mismo tiempo, tras la imposición de las sanciones, Lukashenko empezó a jugar el mismo juego de siempre, ofreciendo a algunos presos políticos escribir una petición de indulto.

Se aprobaron nuevas enmiendas al Código Penal que cambiaron las normas de cómputo de los días en prisión preventiva en la pena de cárcel. Ahora un día en prisión preventiva cuenta como 1,5 días de prisión en un centro penitenciario y 2 días en un centro penitenciario de régimen abierto.

Sólo en julio se condenó a 107 personas por cargos políticos.

¿Qué pasa con la protesta?
En general, la mayoría de la gente tiene ahora miedo de salir a protestar a la calle, por lo que la actividad se limita sobre todo a pequeñas acciones simbólicas en los barrios. Al mismo tiempo, se dedica mucho trabajo a la presión internacional sobre el régimen, como la cancelación de eventos deportivos, la prohibición de que Bielorrusia participe en Eurovisión o la presión sobre las empresas para que no cooperen con el régimen. Equipos especiales están trabajando en la colaboración con los trabajadores estatales de diferentes instituciones que desean el cambio, o intentando unir a todos los trabajadores y tenerlos preparados para una huelga nacional.

La oposición anunció un Plan de Victoria que implica que las personas que no apoyan al régimen se registren como manifestantes dispuestos a actuar y proporcionen los detalles sobre su ocupación, etc. Los iniciadores esperan conseguir un grupo de personas de todas las esferas de la vida para luego formar con ellas grupos de afinidad basados en lugares de trabajo o habilidades comunes.

Un grupo llamado CyberPartisans reivindicó algunos ataques de hackers a correos electrónicos de funcionarios y a sitios web y servidores de organismos gubernamentales. Filtraron información personal de policías y agentes del KGB, grabaciones de vídeo de centros de detención, etc.

 

Esta entrada ha sido publicada en Derechos de presos y presas, Estado represivo, fascismo, presos anarquistas, solidaridad internacional y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.