Carta de Giannis Dimitrakis: “La solidaridad es nuestra arma”

Fuente: Anarquia Info

Saludos compañeros,

Me alegro mucho de que mi voz y mis pensamientos crucen el Atlántico y lleguen hasta ustedes, a través de una emisora libre y autogestionada, ya que era muy difícil que nos comunicáramos de cerca. El encarcelamiento, los antecedentes políticos y penales «sucios», la militancia en el movimiento anarquista ciertamente hacen casi imposible mi entrada oficial en los Estados Unidos con el permiso y los documentos de la Embajada Americana en Grecia.

Hoy, sin embargo, con motivo del Día Internacional de Solidaridad con los Presos Anarquistas es una oportunidad para viajar y conocer, más allá de las fronteras y restricciones, los valores e ideales comunes, los caminos y experiencias similares de las personas, que levantan la pesada carga de la responsabilidad de revertir el curso autodestructivo del Estado y el capital para la humanidad, la naturaleza y los animales.

Es un momento más en la implacable lucha contra el olvido para todos los combatientes que pagan el precio de su elección de utilizar cualquier forma de antiviolencia social para resistir o atacar al absurdo, la vulgaridad, la injusticia y la opresión del sistema explotador moderno.

Después de haber vivido ya 42 años de mi vida, ahora les hablo por teléfono desde el ala de una prisión provincial situada a unos 250 kilómetros de Atenas, de donde procedo. 24 años después de mi primera lectura del libro «Dios y Estado» de M. Bakunin, sigo incurablemente encantado por las ideas del comunismo antiautoritario, de la anarquía.

Siguiendo constantemente mi deseo durante todos estos años, de luchar contra los aparentemente poderosos de esta tierra de todas las maneras y medios, refuté colectivamente mis negaciones a través de acciones conjuntas con compañeros del movimiento anarquista en Grecia, donde con nuestras propias propuestas políticas nos sumergimos en la gran olla de las luchas socio-económicas-políticas de masas.

Esta es la segunda vez que me encuentro atrapado tras los muros de una prisión, ya que primero fuí detenido junto con el compañero Kostas Sakkas, hace 2 años, por una unidad antiterrorista que vigilaba en ese momento cada uno de nuestros movimientos, desgraciadamente sin que nos diéramos cuenta, justo unos segundos después de que hubiéramos recuperado, con la amenaza de las armas con los agentes de seguridad privada de la empresa Group4S, el dinero que colocaron en un cajero automático a la entrada de un hospital de Tesalónica.

Por supuesto, no fue una coincidencia que estuviéramos cerdados en un estrecho perímetro por filas especiales de la policía. Yo, casi siete años después de mi salida de la cárcel, seguía siendo el objetivo de los policías por ser un antiguo preso y políticamente activo dentro de las líneas del movimiento anarquista. Kostas, hacía apenas unos meses, había sido liberado de una detención de cuatro años por posesión de armas y explosivos, habiendo sido absuelto previamente de una serie de delitos, ya que había sido acusado inicialmente de ser miembro de la organización revolucionaria Conspiración de Células de Fuego.

La primera vez que me encarcelaron fue durante seis años, en enero de 2006, cuando intenté, junto con otras tres personas, expropiar dinero de una sucursal del Banco Nacional en el centro de Atenas, lo que acabó con mi detención y mis graves heridas por los disparos del policía tras un enfrentamiento durante nuestra huida. Con motivo de este suceso, tres compañeros anarquistas, Simos Seisidis, Marios Seisidis y Grigoris Tsironis, pasaron a la clandestinidad, al ser considerados autores del robo por la fiscalía y emitirse contra ellos órdenes de detención.

Cinco años más tarde, ese mismo día, Simos fue detenido tras recibir un disparo por la espalda de un agente de policía durante la persecución que siguió a su localización accidental y que le costó la amputación de la pierna derecha. Entonces fue absuelto de todos los cargos, al igual que Grigoris, detenido en 2015, y ahora ambos están libres.

Marios fue capturado en 2016 y actualmente permanece en prisión durante cuatro años con una larga condena y está a la espera de ser juzgado en segundo grado. En aquel momento yo había defendido mi acto con un texto público pero también en los juicios, incluyendo el atraco al banco como una expresión más de la negación práctica del trabajo asalariado, como mi propia respuesta como anarquista al dilema que plantea la trama capitalista y autoritaria, explotador o explotado.

El pasado mes de septiembre, ante los jueces que me condenaron a 11,5 años por un atraco, que desempeñé el papel de conejillo de indias en un «laboratorio» policial, decidido desde el principio a fracasar en la bien establecida emboscada de los policías, hablé de mi reacción instintiva de resistencia al colapso económico, psicológico, que me llevó matemáticamente a los años, ininterrumpidos y graves conflictos con el mecanismo represivo del Estado.

Después, durante los siete años y el difícil esfuerzo por evitar un nuevo encarcelamiento y al mismo tiempo curar las heridas del encierro de seis años que se había abierto en mi entorno familiar, me di cuenta de que la venganza del campo rival seguía perdurando a muchos niveles, estrechando asfixiantemente los límites de mi espacio vital en la sociedad extramuros.

Volviendo al día de hoy, día del recuerdo y de la solidaridad, debo decir que el cálido abrazo de protección que el apoyo de mis compañeros me ofreció generosamente todos estos 15 años, desde el 2006, es el que me ha mantenido y mantiene mi mente y mi alma intactas e ilesas desde los días con el monstruo del encierro, la violencia del estado, la justicia de la falsa democracia burguesa y como muchos otros intentan dañarme.

Aquí, en Grecia, a menudo escribimos en los muros de la ciudad, en nuestras pancartas y en nuestros textos una frase: «LA SOLIDARIDAD ES NUESTRA ARMA» y realmente ¡qué gran verdad contiene!

Cuando el movimiento antiautoritario / anarquista nacional floreció y creció rápidamente, pasando por una década explosiva que pasó por las llamas de diciembre de 2008, miles de incendios y ataques con bombas contra objetivos estatales y capitalistas fueron llevados a cabo por muchos de ellos a los compañeros encarcelados, los enfrentamientos anti-memorándum en la Plaza Syntagma en el período 2010-2012, fue la solidaridad que se extendió, fortaleció las relaciones político-comerciales y formó el contrapeso necesario al estado griego que había superado su estrategia inicial anti-anarquista encarcelando a decenas de anarquistas.

Fue lo que arraigó y empujó y empuja a muchos a arriesgar incluso su propia libertad o su vida, para transformar la teoría en práctica, saltando al fuego de la lucha. Y era natural que los mecanismos represivos hicieran de la ruptura de estos fuertes lazos de solidaridad una prioridad absoluta, con sucesivas persecuciones, encarcelamientos y severas condenas, pero no lo han conseguido.

Durante este condensado período, en el que la difusión de las ideas y acciones anarquistas amplió y engrosó las líneas del movimiento, mientras que al mismo tiempo queridos compañeros atravesaban las puertas de las cárceles a un ritmo creciente, se logró una conexión de calidad de dentro y fuera de los muros. Por un lado, la actitud implacable de los presos-ahora anarquistas, que siguen hablando, escribiendo, defendiendo sus acciones a través de las celdas de la cárcel, participando en las luchas comunes con la población más amplia de presos sociales, dio inspiración a los de fuera de los muros para crear esa red de solidaridad que traspase los muros y diga en la práctica que nada se ha acabado, todo sigue.

El apoyo ético y político a los anarquistas cautivos se enmarcó en los llamamientos a las intervenciones telefónicas en los actos, a la publicación de entrevistas y sus textos en el cine y la radio, al envío de libros, cartas, carteles, publicaciones y, por supuesto, a los cientos de actos de agresión, contra diversos objetivos como el coste mínimo a pagar por quienes tienen una parte de responsabilidad en la toma de rehenes de los compañeros en prisión.

En este movimiento nació la idea del Fondo de Solidaridad para Presos, Perseguidos y Revolucionarios, que asumió el apoyo financiero mensual, inicialmente de los anarquistas encarcelados, ampliando aún más el concepto de solidaridad. De hecho, en los años siguientes, en la medida de lo posible, el apoyo del Fondo abrió su marco e incluyó a los presos políticos comunistas y a los presos sociales con actividad militante dentro de las cárceles o que prácticamente se habían solidarizado con los anarquistas perseguidos.

Bajo este paraguas protector nos situamos los que estábamos o seguimos estando encarcelados, sorteando un recorrido solitario y destructivo en la lluvia tóxica y corrosiva que empapa las oscuras y carnívoras celdas, intentando -según las fuerzas- tanto dentro como fuera de los muros retroalimentarnos.

Fue este sentido del valor de la solidaridad, impresionado por la experiencia, el que a mediados de enero nos impulsó a mí y al compañero Nikos Maziotis -miembro de la organización armada anarquista Lucha Revolucionaria- a iniciar una huelga de hambre, apoyando efectivamente la lucha que Dimitris Koufontinas ya había iniciado como huelguista de hambre. Encarcelado desde 2002, asumiendo la responsabilidad de las actividades de la organización armada comunista 17 de noviembre, comprometió su vida y exigió la aplicación de la ley aprobada por el gobierno y aprobada ilegalmente, para trasladarlo a una prisión diferente a la prevista.

Era imposible permanecer inactivo ante el espectáculo del violento secuestro del luchador, demacrado y físicamente débil, por parte de policías encapuchados, que se desarrollaba ante nuestros ojos. Una imagen repugnante que Nikos y yo tuvimos la «suerte» de ver, ya que esta prisión provincial con los más altos estándares de seguridad, destinada en un futuro próximo a ser elevada a un infierno de condiciones especiales para los presos políticos y los casos de delitos graves, nos reunió a los tres en la misma ala y en celdas adyacentes. También, por desgracia, en el ala contigua están los recientemente condenados basura fascista de Amanecer Dorado.

Con Dimitris Koufontinas como protagonista, intentamos enriquecer el concepto de solidaridad con Nikos con nuestra reacción espontánea y la acción inmediata de otros dos compañeros de prisión, Polykarpos Georgiadis y Vangelis Stathopoulou, que estaban recluidos en otra cárcel y que estaban conectados con el movimiento radical más amplio fuera de los muros, que arrasó con las prohibiciones y los cierres debido a la pandemia y sacó con obstinación y paciencia a miles de luchadores a las calles de las principales ciudades del país.

Las manifestaciones masivas, los cientos de acciones nocturnas y dinámicas que tuvieron lugar contra los bancos, las oficinas políticas del gobierno y sus diputados, los vehículos de la policía, etc. en la red vacía y minada de policías y patrullas fue el resultado de la retroalimentación de calidad producida por la lucha conjunta para justificar la petición de Dimitris Koufontinas.

El final de este conflicto, que duró casi dos meses, no tuvo el resultado deseado. Pero creo que este resurgimiento, el renacimiento de las fuerzas sociales militantes que se desarrollaron y desafiaron a las ciudades ocupadas militarmente por hordas de policías enfurecidos, que persiguieron y golpearon a cualquiera que participara en movimientos públicos de solidaridad, supera con creces sus valores.
La victoria del gobierno se encontró con grandes pérdidas para sí mismo, ya que la persistente negativa a una petición de traslado que llevó al huelguista de hambre al borde de la muerte condensó toda la naturaleza sádica, fría e inhumana del poder estatal que molestó, despertó e indignó a la sociedad. ¡Que mantengan a Dimitris en esta prisión, mientras reconstruimos, en base a los nuevos fomentos de calidad que se lograron, el hilo conductor de los próximos partidos! La cárcel es el arma más afilada del poder estatal y del capital para mantener a los oprimidos en el régimen de explotación y libertad que se les impone para reproducir perpetuamente la riqueza y los privilegios de unos pocos y de algunos de sus cortesanos. Es el verdugo que espera tanto a las clases sociales bajas que sufren la miseria como a los militantes que realmente desafían el dominio de la falsa democracia burguesa.

Es la espada de Damocles que pende sobre la sociedad oprimida y corta a través de cada individuo la expresión colectiva de la rabia que acumula por la violencia, la injusticia que recibe diariamente del sistema explotador.

Después de varios siglos, cuando la humanidad ha sustituido la tortura, la mutilación, los ahorcamientos, las guillotinas y otras formas duras de castigar a los infractores de la ley por el encarcelamiento y la privación de libertad, es seguro que este método es un fracaso. No ha logrado más que reproducir, inflar y reciclar la violencia con material combustible aplastado y almas humanas desintegradas.

En los países de capitalismo salvaje que aplican condiciones aún más estrictas de detención para los presos, no sólo no han resuelto los problemas que plantean los escenarios capitalistas lucrativos y caníbales que han establecido como condición social, sino que, por el contrario, han conducido a la osificación general.

Para mí es absolutamente acertada la crítica de los anarquistas hacia la institución de la cárcel, que a través de los análisis termina por abolirlas. Seguramente los abortos «penitenciarios», los infiernos inhumanos, los almacenes de almas de hormigón deben ser destruidos. Pero nosotros, que proponemos el fin de la privación de libertad como método de administrar justicia por los daños y conductas nocivas de unos hacia otros, debemos proponer las nuevas formas de aplicar la justicia del pueblo.

La invocación de una futura revolución que, a partir del próximo día de su dominación, purificará todas las distorsiones mentales y psíquicas del comportamiento humano, eliminará todas las causas que empujan al individuo a prácticas caníbales, y anunciará la nueva sociedad santificada puede ir de la mano de los sueños y deseos que nos motivan a luchar y combatir bajo los ideales del comunismo anarquista no son suficientes.

En la fecundación del vientre revolucionario, ¿no deberíamos, como anarquistas, tener nuestras propias semillas, para que si encuentran terreno fértil, es decir, la aceptación de grandes sectores de la sociedad, las ideas que tenemos para el mundo futuro puedan ser desarrolladas y probadas? ¿No deberíamos conocer los experimentos y las instituciones aplicadas por las sociedades revolucionarias anteriores en su intento de reaproximación al concepto de justicia, para que sobre los errores o exageraciones que hayan surgido podamos elaborar e imaginar, aunque sea de forma esperanzadora, los nuevos caminos que puedan llevar a unas condiciones de vida más justas y libres?

Nuestra lucha puede tener o no muchas piezas para completar el rompecabezas, y la imagen de la revolución. Compañeros, no duden que si esta tierra, si este paraíso que se está transformando en infierno espera ser salvado, entonces la solución está en el camino que lleva a la Avenida de la Revolución. Y como el bando contrario, al menos de momento, no parece que vaya a renunciar voluntariamente a sus privilegios, a su poder y a sus riquezas, queda, desgraciadamente, como solución el enfrentamiento violento y el derrocamiento del poder y del capital.

Sin coordinación y organización, sin la necesaria sustancia colectiva entre el ecologismo, el antirracismo, el antifascismo, el antipatriarcado, el antinacionalismo, la adopción de la preferencia sexual o cualquier otra identidad individual, que no es más que el rechazo al poder y al capitalismo, nos quedaremos que al cabo de un tiempo desapareceremos, pasando lo discutido a lo eterno, en un futuro cuyas fronteras se estrechan constantemente.

Si la revolución llega cuando la Tierra se transforme en un paisaje de la película mad max, entonces puede ser demasiado tarde y todo, los animales, las personas, el entorno natural habrán pagado tal precio que la victoria habrá perdido su espacio natural y vital para desarrollarse .

Para terminar, me gustaría dirigirme especialmente a los compañeros que luchan en uno de los entornos políticos más difíciles, como es el de EEUU, quizás la primera y más poderosa locomotora capitalista imperialista del mundo. No puedo imaginar lo difícil que es hablar, pensar y actuar de forma subversiva y conflictiva dentro de un complejo estatal en el que está vigente la pena de muerte o los presos políticos, como los miembros de los Panteras Negras, que siguen en prisión después de muchas décadas.

Al observar el nivel de violencia policial en Estados Unidos en los últimos años, y no sólo durante el periodo de Trump, nuestra preocupación era intensa, al tiempo que creaba especulaciones ominosas sobre el futuro de los norteamericanos y especialmente de las clases sociales más débiles. Sin embargo, las reacciones que estallaron con motivo del asesinato de George Floyd, los meses de conflicto, las manifestaciones masivas, el resurgimiento de la antiviolencia social como palanca para devolver la violencia aceptada por los oprimidos, durante mucho tiempo hicieron renacer la esperanza.

Mi alegría personal fue grande al ver que en la cuna del capitalismo la gente salía a la calle en masa, multirracialmente decidida a responder a la violencia del Estado. Estoy seguro de que los combatientes que participaron en este levantamiento se enfrentan ahora a las consecuencias de la represión con detenciones, encarcelamientos y vigilancia. Imagino que a nadie se le permite atacar el «sueño americano», la historia de éxito que dice que en este país todo es posible, es decir, que si agachas la cabeza, sigues las reglas, trabajas como un esclavo y vendes tu alma a los fuertes quizá encuentres un lugar bajo el sol.

150 años desde la sangrienta Comuna de París y un poco menos de cuando en 1886 uno de los luchadores de la Batalla de Chicago y la introducción de las ocho, August Spies dijo: «los explotadores el único argumento que puede ser eficaz: ¡VIOLENCIA! «

Si como militantes/revolucionarios tenemos una deuda con nosotros mismos y con los demás es la de volcar el tren de la autodestrucción dirigido por los estados y los capitalistas, la de curar las heridas que la humanidad ha abierto a la naturaleza en los animales y a ella misma y la de trazar un camino para la recreación de un paraíso terrenal donde la vida sea el juego más mágico en el que merezca la pena participar hasta el último aliento.

Hoy honramos a los compañeros que aguantaron, aguantaron con dignidad, que no capitularon, no se arrodillaron ante el monstruo carcelario, las pesadas y destructivas sentencias que les impusieron los gobernantes de este mundo.

Hasta la victoria, nada ha terminado, todo continúa.
Buena fuerza a todos dentro y fuera de los muros.
La solidaridad es nuestra arma

Giannis Dimitrakis
desde la prisión de Domokos.

This entry was posted in Anarquismo y cárceles, Estado represivo, Grecia, presos anarquistas, solidaridad internacional and tagged , . Bookmark the permalink.